Revista Convivimos

 

 

Año 2014

El contrato educativo (Marzo)

Alumnos ausentes (Abril)

Una educación “útil” (Mayo)

Memoria (Junio)

Escribir a mano (Julio)

La escuela “aburrida” (Agosto)

La tarea de enseñar (Septiembre)

Una nueva pedagogía (Octubre)

En las aulas (Noviembre)

Enseñar pasión (Diciembre)

 

Año 2015

Desinterés por el pasado (Enero)

Disciplina (Febrero)

La educación a examen (Marzo)

Maestros excelentes (Abril)

A marzo (Mayo)

La calidad educativa (Junio)

Aulas tecnológicas (Julio)

Desinterés por la lengua (Agosto)

Maestros y conocimiento (Septiembre)

La enseñanza arcaica (Octubre)

Faltan alumnos (Noviembre)

Expectativas familiares (Diciembre)

 

Año 2016

Exigir (Enero)

Decir que no (Febrero)

Dictado (Marzo)

La matemática tan temida (Abril)

Maestros deben ser los mejores (Mayo)

Expertos que no lo son (Junio)

Los jóvenes y su herencia (Julio)

El cofre interior (Agosto)

El placer de enseñar (Septiembre)

La calidad de expresión (Octubre)

Encuentro y reflexiones (Noviembre)

No basta con estar conectado (Diciembre)

 

Año 2017

La escuela en crisis (Enero)

Una evaluación necesaria (Febrero)

Profecías autocumplidas (Marzo)

El qué y el para qué (Abril)

El esfuerzo y las normas (Mayo)

Vacaciones (Junio)

Sobre libros (Julio)

Gaokao (Agosto)

Escuchar a Sarmiento (Septiembre)

Poseducación (Octubre)

¿De qué sirve el profesor (Noviembre)

Una grieta alarmante (Diciembre)

 

Año 2018

Leer en pantallas (Enero)

Sobre niños y abuelos (Febrero)

La evaluación educativa: ¿para qué? (Marzo)

La crisis del aprendizaje (Abril)

© 2018 G Jaim Etcheverry. Creado con Wix.com

  • Twitter Clean Grey